Tener un bebé es una de las experiencias más increíbles que podemos experimentar. Mucho se habla y se prepara a la mujer para el momento del parto, con clases y talleres de todo tipo, pero con frecuencia no ocurre lo mismo con el postparto, en que las mujeres caemos en una especie de abandono, una montaña rusa emocional y de cambios en la que en la mayoría de ocasiones no se nos proporciona información sobre esta etapa con tantas luces y sombras, en que nos tenemos que adaptar a una nueva vida, un nuevo cuerpo y un nuevo ser que nace en nosotras mismas, que nunca seremos ya las mismas que éramos.

La fase más inmediata tras el nacimiento es la que llamamos puerperio o cuarentena, pero este proceso dura mucho más, hasta que nuestro cuerpo se recupera del todo pueden pasar incluso años. Durante el postparto más inmediato y los primeros meses la mujer puede sufrir una serie de síntomas que detallamos a continuación, con muchas particularidades en función de cada mujer, cada parto, cada bebé y cada lactancia, por supuesto:

-Molestias abdominales/lumbares/pélvicas, generalizadas y de manera específica en las cicatrices que podemos tener debido a haber sufrido un desgarro, episiotomía o cesárea.

-Sensación de falta de fuerza o energía, hipotonía general.

-Dispereunia (dolor en las relaciones sexuales) superficial o profunda.

-Incontinencia urinaria, fecal o de gases.

-Estreñimiento.

-Labilidad emocional

-Ingurgitación mamaria

 Aunque muchos de estos síntomas se van solos con el tiempo, algunas veces persisten, y pueden quedar lesiones o disfunciones. Por ello, mi consejo es acudir al fisioterapeuta especializado para que valore nuestro caso particular y nos de las pautas adecuadas para una mejor recuperación y prevenir lesiones o tratarlas si las hubiera. 6-8 semanas tras el parto es un buen momento para hacerlo. Por supuesto, antes de volver a realizar actividad física regular es imprescindible consultarnos para valorar hasta qué punto la musculatura abdómino-pelvi-perineal está preparada para afrontar esa actividad sin riesgos. 

Image courtesy of Phil_Bird at FreeDigitalPhotos.net


¿Qué podemos hacer por nuestra cuenta las primeras semanas del postparto? Te doy algunas ideas:

-ejercicios de activación suave del suelo pélvico (Kegels)

-ejercicios respiratorios de apertura costo-diafragmática

-corrección postural de pie y sentada trabajando la auto-elongación

-subirnos en el tronco propioceptivo si tenemos

-activación abdominal en descarga muy suave, uso del cinturón pélvico para ayudar a estabilizar toda la región lumbo-pélvica

-auto-drenaje de la cicatriz

-masajes de presión inversa suavizante en las mamas

-adoptar una postura adecuada al ir al baño a evacuar apoyando los pies sobre un taburete

-llevar una alimentación muy rica en fibra e hidratarse muy bien

Si has realizado trabajo de preparación con tu fisioterapeuta estoy segura de que ya sabes a qué ejercicios y pautas me refiero; si no, consulta conmigo e intentaré ayudarte. Todo se debe hacer muy suave y cuidadosamente, el cuerpo se está recuperando de una transformación enorme, estamos en un proceso de reparación de tejidos, queremos ayudarlo y ha de ser todo muy sutil. Más adelante, ya hemos comentado que tras 6-8 semanas tras el parto, después de una valoración por parte de fisioterapeuta especialista, podríamos hacer un trabajo más específico de activación muscular, tratamiento fisioterapéutico de las cicatrices (las cicatrices habría que tratarlas SIEMPRE), tensiones musculares ,así como de las lesiones y disfunciones de suelo pélvico que pueda haber.

La fisioterapia perineal en el postparto tiene como objetivos la recuperación del tono muscular general, el trabajo postural, la recuperación de la adecuada mecánica miccional y defecatoria y la vida sexual, el tratamiento de lesiones o disfunciones que puedan existir, el tratamiento de la cicatriz y el restablecimiento del funcionamiento adecuado de la musculatura abdómino-pelvi-perineal.

Este trabajo se realiza en distintas fases (porque el cuerpo no está igual 1 mes tras parir que 1 año después), y siempre se realiza una valoración individualizada del funcionamiento de abdomen, pelvis y periné donde estableceremos objetivos conjuntos con la paciente.

Los métodos y técnicas utilizadas para el trabajo de fisioterapia en el postparto dependerán de cada caso, pero en general podemos decir que utilizamos terapia manual, Indiba, electroterapia, punción seca, biofeedback y la joya de la corona, que es el ejercicio terapéutico. Es imprescindible para una adecuada recuperación realizar las pautas recomendadas por el fisioterapeuta de suelo pélvico, en las que se incluyen algunos cambios en los hábitos y los ejercicios.


No te olvides de tí misma, cuídate para cuidar, cuenta con tu fisioterapeuta especializado en suelo pélvico en Sevilla, cuenta comigo!!!

Call Now Button